, ,

Un mundo de edulcorantes: clasificación, ingredientes y todo lo que tenes que saber antes de comprar

Edulcorantes para diabeticos

Basta con acercarse a la góndola de un supermercado para perdernos entre muchas marcas, tipos, presentaciones y colores de estos endulzantes.

Veamos un poco la clasificación de ellos. Técnicamente hablando, podemos encontrar edulcorantes “calóricos” y  ”no calóricos”. Dentro de los primeros se encuentra el azúcar de mesa o sacarosa, la miel, el jarabe de maíz, además de un grupo llamado polioles que son: xilitol, sorbitol y manitol. Este primer grupo se llama “calóricos” porque aportan 4kcal por cada 100g de producto. Si hablamos de su uso en una alimentación para diabetes, este grupo va a producir aumento del azúcar en sangre o glucemia, por lo que debemos evitarlos.

El otro grupo, el de los edulcorantes “no calóricos”, como bien lo indica su nombre, no aportan calorías. Son lo que nosotros llamamos “edulcorantes” habitualmente: sacarina, acesulfame-K, aspartame, sucralosa, estevia, ciclamato, entre otros. Es el grupo adecuado para personas con diabetes.

¿Son todos los edulcorantes iguales? ¿Si tengo diabetes da igual que elija un edulcorante o el otro? La realidad es que no. No son todos iguales. Y lo más importante, es que muchas veces, al comprar un edulcorante, ese mismo estará hecho con una mezcla de ellos y alguno puede aumentarnos la glucemia. Entonces, hay que llevarse los anteojos o la lupa al supermercado y leer las etiquetas, las cuales, en el caso de los edulcorantes puntualmente, están escritas con una letra pequeñísima.

¿Qué tenemos que saber?

Primero, ver que sean aptos para celiacos. Si no tenemos las listas disponibles, una buena opción es hacer uso del servicio que nos ofrecen las marcas: el servicio al cliente, ya sea por teléfono o ingresando en la página web.

Y si hablamos de diabetes, hay que leer que en la etiqueta del producto NO FIGUREN los siguientes ingredientes:

  • Sacarosa.
  • Glucosa.
  • Dextrosa.
  • Sorbitol, manitol o xilitol.
  • JMAF (de Jarabe de Maíz de Alta Fructosa).
  • Edulcorantes “light”.

Todos estos ingredientes van a producir un aumento del azúcar en sangre.

Por otro lado, es importante saber que si hablamos de una marca en particular, esa marca siempre presenta el mismo producto en sus versiones: líquida, en polvo, y/o en tabletas. Cada versión tiene el edulcorante principal (por ejemplo, sucralosa), pero puede variar el edulcorante asociado según la presentación (por ejemplo, si es en polvo, estar mezclado con dextrosa y si es líquido, estar mezclado con sacarina). Entonces, es importante que no nos guiemos simplemente por la marca al momento de elegirlo, sino también saber que según la presentación tal vez haya una opción que nos sirva y otra que no.

Los colores de los envases suelen colocarse de acuerdo al edulcorante principal (no nos da información acerca de los demás ingredientes). De esta manera, tendremos el rojo para los que son a base de sacarina con ciclamato., los amarillos son sinónimo de sucralosa, los verdes de estevia y los celestes de aspartame con acesulfame-K.

Si ingresan a las páginas web de las principales marcas de edulcorantes, van a encontrar más información, ideas de recetas y la posibilidad de escribir las consultas que tengan.

¿Te habías fijado en los ingredientes de los edulcorantes que consumís? Contanos tu experiencia!

También te invitamos a leer la guía para aprender a leer lo rótulos de los alimentos y conocer qué estamos comiendo, haciendo clic acá.
Foto del post cc: me llevo al bosque en Flickr

  • Victoria

    Si observo las etiquetas, pero esto aclara mucho el panorama, soy celiaca con higado graso, madre diabetica y reitero, gracias por la nota tan clara!! que ayuda mucho ….

  • Pingback: Los sustitutos del azúcar | Sol Sigal()